Can Batlló. De centro social a barrio cooperativo

Si uno se acerca cualquier mañana a tomar café en el bar de Can Batlló —la antigua fábrica textil del barrio de La Bordeta de Barcelona reconvertida por los propios vecinos en un macrocentro social autogestionado —, tiene muchas posibilidades de encontrarse a filósofos, arquitectos y contables enfrascados en la limpieza cotidiana del local.
Si alguna vez usted cae en el desánimo y cree que la suerte está echada, que el futuro está escrito y que no hay nada que hacer, déjese caer por Can Batlló. 
Pere Rusiñol | @pererusi en Alternativas Económicas


Los mismos filósofos que han concebido el espacio, los mismos arquitectos que han transformado un basurero que hace más de cuatro décadas albergaba hilaturas en un espacio vanguardista y lleno de luz y creatividad, y los mismos contables que ayudan a cuadrar las cuentas para que este emblemático espacio siga en pie y con proyectos cada vez más importantes.
Tres años y medio después de que los vecinos ocuparan la antigua fábrica textil de la familia Muñoz-Ramonet —una de las grandes fortunas de Barcelona—, Can Batlló sigue funcionando con la misma filosofía autogestionada y libertaria del primer día. Se ha convertido en uno de los mayores ejemplos en España de que realmente existe otra manera de hacer las cosas: democrática, participativa, sin burocracia y eficiente, tanto en términos meramente económicos como en rentabilidad social. Y además, con una ambición extraordinaria: esto no es ya un centro ocupado, sino el germen de un auténtico  barrio cooperativo que aspira a reconectar con una gran tradición de economía popular que en Barcelona llegó a ser muy importante y que la victoria del franquismo quiso arrancar de cuajo.
Can Batlló es tan grande como el Camp Nou y como una manzana entera del Eixample. La fábrica textil cerró las puertas en el tardofranquismo y del enorme espacio fue cociéndose a fuego lento un gran proyecto inmobiliario al que faltó tiempo para consumar  pelotazo alguno porque la crisis le pilló aún con cabos sueltos. El proyecto incluía necesariamente equipamientos también para el barrio y los vecinos se cansaron de esperarlos en vano: el 11 de junio de 2011 tomaron sin esperar el permiso de nadie la antigua fábrica en un acto multitudinario que el Ayuntamiento no tuvo otro remedio que tolerar. Y ahí empezó una dinámica que no se ha detenido aún: los vecinos y las entidades de un barrio con gran tejido social y cooperativo se organizan, lanzan nuevos proyectos y el Ayuntamiento los acaba validando, incluso boquiabierto.
Así volvió a suceder con el derribo del gran muro que separaba la fábrica del barrio. Tras muchas demandas instando a la demolición, los vecinos se pusieron manos a la obra y forzaron la llegada de las máquinas municipales: ahora ya no hay muro, sino una calle pública donde antes estaba vedado el paso. Todo ello sin que exista siquiera una organización jurídica que represente Can Batlló, ni burocracia, ni estructura, ni cargos: hay una asamblea mensual y luego múltiples comisiones que van trabajando a su aire y que sólo tienen que rendir cuentas a la asamblea.
Biblioteca en el bloque 11
“Nací al lado de la fábrica y, después de más de 30 años reclamando que hicieran equipamientos públicos, nos cansamos de esperar y decidimos hacerlo nosotros mismos”, explica Agustina, jubilada que participa en la gestión de la biblioteca, un espacio en pleno Bloque 11 —el epicentro del proyecto, el primer lugar que se recuperó para el barrio— que tiene poco que envidiar a las bibliotecas municipales: abre tres días por la mañana y todas las tardes, tiene ordenadores y espacio para estudio y para tertulias, y cuenta con un fondo bibliográfico que ya supera los 10.000 libros, todo donaciones, y eso que sólo aceptan ediciones recientes: “Esto es una biblioteca, no un contenedor de libros”, señala Agustina.
El Bloque 11 cuenta con instalaciones extraordinarias, que se han ido autoconstruyendo poco a poco: auditorio, biblioteca, bar, rocódromo, taller de artistas, sala de reuniones, etc. Todo funciona con el mismo esquema: es de uso libre, pero el usuario debe aportar también algo a Can Batlló e involucrarse de alguna manera, en la asamblea, en comisiones, en nuevas iniciativas que vayan dando respuestas a las lagunas que persisten en el barrio... Siempre con esta filosofía, el proyecto se ha ido extendiendo más allá del Bloque 11 y ello es precisamente lo que le diferencia de un mero centro social y lo acerca a la utopía de “barrio cooperativo”, donde se pueda vivir con otra lógica sin renunciar a ningún servicio y con actividad económica de base cooperativa.

Uso público

Esta utopía está plasmada en documentos, pero empieza a ser perfectamente evidente a simple vista: la calle nacida tras la destrucción del muro es un espacio realmente de uso público, un lugar de paso y también de encuentro, sin coches, ni publicidad, ni establecimientos comerciales de lógica privada. Y ya funciona una carpintería de base cooperativa que tras la jornada laboral queda a disposición del barrio. “El objetivo es generar actividad económica que sirva para que la gente viva, pero siempre incluyendo retorno social para Can Batlló y para el barrio”, explica Hernán Córdoba Mendiola, activista de Can Batlló y socio de La Ciutat Invisible, auténtica factoría para la recuperación de la memoria de la Barcelona popular que el franquismo quiso borrar del mapa y hacerla invisible.
En la práctica, los trabajadores de la carpintería ejercen también de maestros de su oficio fuera de la jornada laboral —se organizan cursos— y los medios de producción están colectivizados y al servicio de todo el barrio.
Evidentemente, un auténtico barrio necesita viviendas y también en esto los primeros proyectos están muy avanzados. Se ha constituido una cooperativa que construirá 31 viviendas en régimen de cesión de uso, esa fórmula a medio camino entre la propiedad y el alquiler que es habitual en algunos países nórdicos pero prácticamente desconocida aquí: la propiedad de la vivienda es de la cooperativa, pero los usuarios pueden disponer de ella toda la vida —incluso pasarla en herencia a los hijos— y, si se marchan, recuperan lo invertido.En la calle ha abierto también un “taller de movilidad” —se encuentran y se reparan desde patines hasta motocicletas y el objetivo es que incluya también vehículos a disposición del colectivo—, un  pipicán para el barrio y huertos que acabarán nutriendo a grupos de consumo. Además, están ya en la cuenta atrás los proyectos de un comedor popular —con 100 plazas y comidas a cuatro o cinco euros—, una imprenta y hasta una fábrica de cerveza.
Si hay familias viviendo en el barrio, lo lógico es que haya también escuela: ya está reservado el espacio para una escuela autogestionada vinculada al grupo de pedagogía libertaria de Josefa Martín Luengo, fallecida en 2009 y gran referencia contemporánea de la tradición que creó en Barcelona Francesc Ferrer i Guàrdia.
La última pata en marcha, que tiene también una nave ya reservada aunque la negociación con el Ayuntamiento aún no ha concluido, es el proyecto de Coopolis, un espacio de fomento de la economía social que aspira a convertirse en el gran polo de generación de proyectos económicos de base cooperativa, de la misma forma que Barcelona Activa tiene en el 22@ el gran semillero de emprendimientos mercantiles. El proyecto prevé hasta 42 espacios, incluidos 13 para empresas tractoras ya consolidadas que sirvan de acicate para la intercooperación y de impulso para los proyectos de la incubadora.
Si alguna vez usted cae en el desánimo y cree que la suerte está echada, que el futuro está escrito y que no hay nada que hacer, déjese caer por Can Batlló. 
[Artículo publicado en el  número de febrero de Alternativas Económicas, a la venta  en este enlace y a través de la App para tabletas]

Comentaris