Nos están robando la educación: Quítate tú pa’ ponerme yo

¿Por qué se intenta manipular a los nuevos y futuros profesores de la enseñanza pública?
Estamos, por así decirlo, ante la batalla final de una guerra por el cambio de modelo educativo. Los neocón (o “neoliberales” o “reaccionarios” a secas, como los queráis llamar) ya están destruyendo las últimas líneas de resistencia de la educación pública. Pero que conste que no se lo vamos a dejar nada fácil.



Recordemos cuáles son algunos de los principales objetivos últimos de losneocón:
  • Adocenar a las clases populares para poderlas utilizar como mano de obra barata y dócil y consumidora sin criterio.
  • Promover el adoctrinamiento de toda la sociedad en la ideología neocón (lo de que “la riqueza la crean los emprendedores”, el individualismo a ultranza, el sometimiento a los “mercados”, el fomento de la cosmovisión religiosa, el clasismo, etc.)
  • Defender los intereses de los centros privados degradando los públicos, pero tratando a la vez de conseguir subvenciones y privilegios públicos para los centros privados.
  • Hacer, en la medida de lo posible, negocio privado con lo público que quede, pues siempre quedará algo público residual, que sea una oportunidad de hacer negocio si uno está bien relacionado con los altos funcionarios “gestores” de lo público o él mismo lo es (esos altos funcionarios en concreto que ganan suculentos sueldos públicos pero siempre están haciendo alabanzas públicas de la gestión privada, para así obtener ingresos extras con sus chancullos).
El factor más importante de la educación (de la verdadera educación, no deladiestramiento) es y será siempre el profesorado. Por ello, el cambio al modelo neocón conlleva también un cambio de profesorado. Además de ir eliminando el número de profesores de la educación pública, hay que sustituir a buena parte de ellos por otros que tengan las siguientes características:
  • Ser afines a la ideología neocón, ya sea por convencimiento o por mero pragmatismo para tener trabajo. La educación de las clases populares impartida por estos profesores afines al neoliberalismo ya no estará al servicio de la libertad, cultura y emancipación de los alumnos, sino de suempleabilidad. Es decir, su finalidad es convertirlos en carne de cañón para el modelo de sometimiento laboral “a la manera china” que nos llega.
  • Abaratar costes salariales y desprestigiar al profesorado de la pública. Dejar claro que la figura del profesor de la pública no es un modelo ejemplar, sino un ejemplo de fracaso personal (por lo cual se desactiva el efecto de “modelado” en pedagogía, es decir, el alumno nunca va a ver al profesor como un modelo a seguir, sino como un contra-modelo, y eso va a ser un motivo más para que se desmotive).
  • Hacer negocietes privados con ETTs y otros tinglados que gestionen la contratación de profesores y reciban dinerito público (sí, dinerito de eso mismo que tanto dicen odiar). Para ello, es preciso abrir una brecha en la antigua contratación transparente mediante concurso-oposición y listas oficiales.

    En esta última batalla previa a su victoria (que, como decíamos, no se la vamos a dejar nada fácil), esperemos que no final, los neocón están realizando algunos de estos movimientos estratégicos:

  • Desmoralizar al profesorado de la pública mediante cazas de brujas “ejemplarizantes” a ciertos elementos que no comulguen abiertamente con el nuevo régimen neocón.
  • Aterrorizar al profesorado de la pública mediante acciones/medidas/peticiones incomprensibles desde inspección con la única finalidad de generar miedo, inseguridad e incertidumbre.
  • Empezar a lanzar resultados comparativos entre centros de zonas concretas donde el centro público que quede en la zona sea el que acoja alumnos de nivel sociocultural precisamente muy bajo.
  • Segregar, diferenciar e individualizar centros para definir bien los blancos contra los que disparar.
  • Para barrer al profesorado de la lista pública de concurso-oposición, es preciso conseguir cierta movilización de jóvenes y padres de jóvenes que no hayan accedido a la docencia en la enseñanza pública, o solo de forma todavía inestable. Se trata de alimentar una especie de falsa “lucha de clases” entre unos profesores mayores caricaturizados, a los que se describe como incompetentes (porque están quemados o porque son unoscaraduras) y unos jóvenes, en contraste, con una fuerte vocación todavía inmaculada porque no han pasado el proceso de “quemado” del presente sistema educativo, que aún no se ha convertido en el sistema idílico que debería ser –el neocón. Al cambiar de sistema de acceso a la docencia pública (másteres donde poco se aprende pero cuestan mucho dinerín, prácticas tipo MIR que suponen rebaja de salario y sumisión a la educación del régimen neocón, contratación por ETTs), algunos jóvenes con vocación docente podrán acceder a este empleo, sí, pero siempre bajo las condiciones (que, cuando vaya jubilándose o depurándose el profesorado “mayor”, acabarán siendo las únicas condiciones) de precariedad, sueldos exiguos y hacer de servil propagandista de la ideología neocón.
En fin, que si nos empeñáramos entre todos en hacer de la educación pública un barco más grande, en vez de darnos codazos para tirarnos unos a otros de una balsa a la que cada vez van dejando con menos troncos, otro gallo nos cantaría. Demos ejemplo de solidaridad, cooperación y servicio por el bien común, queridos docentes. Que el “Quítate tú pa’ ponerme yo” es el “Divide y vencerás” de siempre, con el que unos pocos cínicos y avispados con conciencia de clase (alta) nos están robando la merienda a toda la sociedad.
Información suplementaria:

Comentaris