Introducción del Método Montessori en un aula convencional

      El método Montessori es un método integral que trabaja el desarrollo del niñ@ en toda su globalidad. Su aplicación puede realizarse de una forma estructurada como se realiza en una escuela Montessori o de forma parcial, utilizando las partes de la metodología que más se adapten a las necesidades educativas de los niñ@s con los que queramos emplearlo, ya sea en una escuela tradicional o en el hogar.

“el método Montessori es una filosofía de vida”

      En este post quiero lanzar un propuesta para incluir este método en un aula de una escuela tradicional, los ámbitos y contenidos de ambos currículos son similares por lo que los objetivo a alcanzar también lo son, solo cambiamos la forma de enseñarlos.



Cambios en el aula

   Puedes modificar la distribución del espacio y el mobiliario en el aula, colocar los materiales en estanterías de forma visible y de fácil acceso para el alumnado.
    No sobrecargues las paredes con decoración y evita los colores fuertes.
       Utiliza alfombrillas, telas o manteles de color claro para que los niñ@s realicen las actividades sobre ellas, ayuda a la concentración sobre la tarea.
    Habilita una zona del aula para las artes plásticas que sea accesible para los niñ@s, tendrás que enseñarles como se utiliza el material, como se recoge una vez finalizada la obra y como limpiar todo lo que se haya ensuciado. Al final todo esto también son aprendizajes del área de vida práctica limpiar, fregar, barrer, etc.
     Otorga importancia educativa a todos los momentos del día y a los diferentes espacios del centro educativo. Momentos como el aseo en el baño, son importantes para la adquisición de autonomía y cuidado personal, el comedor o la cocina también son lugares donde se adquieren muchos aprendizajes.
   En muchos centros de educación especial se suele permitir la utilización de la cocina y el comedor para los programas de transición a la vida adulta, en el ámbito de autonomía personal en la vida diaria, donde se les enseña a cocinar, utilizar electrodomésticos, limpiar, etc. Pero muchos estos de contenidos se pueden trabajar desde pequeños, porque con la práctica diaria y la repetición de las acciones es como se elimina el error y se adquiere un aprendizaje óptimo.

Materiales

     Uno de los inconvenientes que frenan la implementación del método en las aulas tradicionales es la falta de recursos para la adquisición de los materiales propuestos por María Montessori, no nos vamos a engañar hay materiales bastante caros, pero se pueden ir adquiriendo poco a poco con el presupuesto que te den a principio de curso.
    Otra opción es construirlo nosotros mismos o con ayuda de las familias y los niños, con materiales reciclados como botes, botellas, juguetes viejos o de la naturaleza como piñas, conchas, arena, también se pueden utilizar muchos ingredientes alimenticios como legumbres, especias y menaje de la cocina como vasos, platos, cucharas y cazos.

Modificar nuestra técnica de enseñanza.

    En el método Montessori el/la Guía, que es como se denomina a los maestros, realiza las funciónes que el propio nombre indica, no enseña sino que guía o acompaña a los alumnos, no interrumpe a los niñ@s cuando están concentrados en una actividad que han elegido libremente.
   La instrucción del o la Guía es escueta, individual y práctica, ¿qué significa esto? Pues que en las explicaciones sobre el uso de los materiales el guía emplea pocas palabras, actúa como modelo de un solo niñ@ o un pequeño grupo que se muestre interesado por la actividad, realiza la acción primero y deja que el niño la repita después, fracciona la actividad en pequeños y sencillos pasos, para que el niñ@ la realice poco a poco, esto hace disminuir los errores.
     Para el alumnado con necesidades educativas especiales se puede utilizar la técnica de encadenamiento hacia delante. Por ejemplo si nuestra intención es que el niño aprenda a lavarse las manos dividimos la acción en pasos, se enseña el paso inicial de la cadena abrir el grifo; cuando se realiza correctamente se enlaza con el paso 2 mojarnos las manos, el paso 2 con el 3 coger el jabón,… cada nuevo paso se realizan todos los anteriores así hasta completar la serie completa.
    En el Método elaborado por María Montessori el libertad de movimiento del niñ@ es uno de los aspectos más importantes, en las escuelas tradicionales en la etapa de infantil se suele respetar la libertad de movimientos de los niñ@s, la distribución de las aulas es por rincones de interés (rincón del juego simbólico, de lectura…) se utiliza mucho el suelo para hacer asambleas y se permite que los niñ@s elijan la actividad que desean hacer en cada momento.
    La cosa cambia en primaria los niñ@s deben estar sentados en mesas ordenadas, la libertad de elección se limita, el profesor@ ofrece lecciones magistrales y los niñ@s realizan fichas, aprenden las partes de las plantas sin ver una, la metamorfosis de la mariposa mediante una imagen en un libro de texto, a sumar escondiendo sus manos bajo la mesa, para que el maestro no le vea contar con los dedos.
    Respecto a los límites, la disciplina y la obediencia puedes leer este post que escribí sobre ello.Disciplina, límites y obediencia en el método Montessori.
     Pienso que muchos de los aspectos de la filosofía de vida de María Montessori, puede modificar muchas de las rígidas estructuras de las aulas tradicionales, que están destruyendo la motivación intrínseca de los niñ@s y su curiosidad innata. Por eso te ánimo tanto si eres maestro como si eres una mamá o un papá, que te informes sobre el método, al final del post te dejo bibliografía para que amplíes tus conocimientos y te animes a ponerlo en marcha. Ten cuidado porque engancha.

Comentaris