Profesor: 10 propuestas para salir del confort

Parece evidente que la dinámica en el aula no puede tener como protagonista al libro de texto. Las socorridas lecturas, el subrayado del libro o la realización de ejercicios al final de cada tema, no debiera ser la forma habitual de trabajar en el aula.

A los profesores nos falta ponernos en la piel del alumno. ¿Seríamos capaces de aguantar más de 4 horas en un curso con esta dinámica? ¿No acabaríamos despotricando sobre el docente de turno? ¿No aprendemos nosotros de forma distinta a la que programamos las clases?

10 propuestas de @OscarBoluda en eFePeando.

Tomamos nota.

Se puede argumentar que los alumnos necesitan disciplina, orden o regularidad en el aula. Pero, más bien, acabamos imitando el tipo de formación que recibimos en su día, o simplemente, no nos interesa salir de nuestra zona de confort. Estamos muy tranquilos con nuestro libro y sus ejercicios correspondientes. No podemos permanecer inmóviles en "nuestra" mesa del profesor mandando tareas repetitivas.

Está claro que no es nada fácil gestionar un aula. Gestionar grupos de personas, aún en proceso de maduración, requiere esfuerzo y paciencia. Virtudes que muchas veces nos faltan por diversos motivos. Aún así, tenemos la obligación de actualizar nuestro sistema de enseñanza. Os dejo con una serie de ideas que podemos utilizar con el fin de aplicar una metodología más activa con nuestros alumnos -siempre que nos respete doña WiFi-. 
  • Exámenes con Internet. Hoy en día, se hace cada vez más innecesario la memorización de tantos contenidos. Es más útil saber manejar las fuentes de información y los recursos que encontramos en la Red. Podemos programar exámenes, con tiempo de realización limitado, donde el alumno debe buscar con agilidad la respuesta a unas cuestiones con ayuda de sus apuntes o navegando por Internet.
  • Pechakuchas. Aprender a exponer en público es básico en la formación. Con este formato de exposiciones orales dispondremos de tiempo, sin aburrirnos, para que los alumnos expongan al menos una o dos veces durante el curso. Recomiendo la lectura al respecto en el blog EducaconTic.
  • Redes sociales. Realizar actividades vía Facebook o Twitter es una alternativa para provocar el aprendizaje ubicuo.  A través de Twitter podemos diseñar multitud de actividades estimulantes. Leer entrada en mi blog al respecto.
  • Portafolios. Los alumnos crean un portafolio personal donde enlazar, de un modo organizado, a los materiales digitales que irá trabajando a lo largo del curso. Ver magnífico ejemplo diseñado por Toni Solano.
  • Documentales. Proyectar un buen documental, seleccionado por nosotros o por los alumnos, es una buena opción para trabajar contenidos. Podemos preparar cuestiones previas o posteriores a la proyección. También son una buena alternativa para trabajar valores en el aula y debatir sobre temas que interesen a los alumnos. 
  • Cómics. Es posible encontrar algunos contenidos en este formato. Los cómics son atractivos para muchos alumnos y fáciles de digerir.
  • Apps. Existen un creciente mercado de aplicaciones para móviles o tablets. Podemos realizar muchas actividades con ayuda de estas aplicaciones; utilizando los recursos de la escuela o con lo propios móviles de los alumnos. Encontrarás muchos materiales en el blog "Crea y aprende con Laura".
  • Documentos compartidos. Con ayuda de aplicaciones como Google Drive, Evernote o  Dropbox, se pueden fomentar el trabajo en equipo. Es posible trabajar documentos de texto, hojas de cálculo o presentaciones de un modo colaborativo y desde cualquier lugar. Para comenzar: un buen manual de Google Drive.
  • Blogs personales o del aula. Llevar una bitácora sobre el trabajo que hacemos en clase o escribir sobre temas de interés es una buena opción para trabajar algunas competencias. Ideas sobre ello en este artículo de Alejandro Valero.
  • Salidas del centro. Siempre que se pueda, es motivador organizar actividades fuera de nuestros centros educativos. Visitas a entornos reales donde el alumno perciba aquello que tratamos de enseñar. Además, la convivencia fuera del aula, fortalece las relaciones personales del grupo. 
En ocasiones pensamos que este tipo de actividades requieren mucho tiempo. Que no vamos a ser capaces de dar todos los contenidos. Y, realmente, ¿es tan grave no llegar a dar un tema determinado? ¿no les podemos orientar para que amplíen por su cuenta los conocimientos? ¿o nos interesa más que engullan y regurgiten unos contenidos? Está en nuestras manos

Comentaris