Dinamica de Grupos: evaluar a un grupo

Evaluar a un grupo consiste en determinar cuantos aspectos positivos y negativos hayan ocurrido en ese grupo. La evaluación es un proceso dinámico, continuo y sistemático, enfocado hacia los cambios de las conductas y rendimientos, mediante el cual verificamos los logros adquiridos en función de los objetivos propuestos.



EL PROPÓSITO DE LA EVALUACIÓN

«El propósito de la evaluación no es comprobar, sino mejorar».

Evaluar a un grupo consiste en determinar cuantos aspectos positivos y negativos hayan ocurrido en ese grupo. La evaluación es un proceso dinámico, continuo y sistemático, enfocado hacia los cambios de las conductas y rendimientos, mediante el cual verificamos los logros adquiridos en función de los objetivos propuestos.
Al hablar de la evaluación grupal nos estamos refiriendo al estudio de dos cuestiones básicas para un grupo:

- El proceso grupal que concierne a su funcionamiento y las relaciones en el interior.
- El nivel logrado en cuanto a los objetivos propuestos y el grado de avance respecto a las metas y los propósitos.

La evaluación permite y ayuda al grupo a mejorar permanentemente, tanto en lo que se refiere a su funcionamiento interno como a su eficacia.
El objeto de la evaluación ha de estar siempre presente. Debemos conocer lo qué ocurre y por qué ocurre si queremos lograr las metas propuestas, y evitar desviarnos de ellas, para mejorar la eficacia de los objetivos y tareas y para prever errores y rectificarlos. Evaluar al grupo y la forma en que está trabajando es el mejor procedimiento para introducir cambios necesarios.

La evaluación se enfoca hacia tres puntos:

- Qué ocurre u ocurrió (descripción de lo realizado por el grupo).
- Por qué ocurrió (explicando situaciones concretas).
- Cómo mejorar lo pasado (análisis productivo de las acciones realizadas).

El estudio del grupo se ha de realizar en función de:

- Las personas que lo integran.
- La motivación y objetivos que pretende cada uno de sus miembros.
- Los conflictos internos que surgen en el grupo.
- Los conflictos externos que actúan sobre el grupo.

Los elementos básicos de la evaluación serían:

- Objeto: ¿Qué se va a evaluar?, ¿ para qué se quiere evaluar?.
- Referente: Marco de referencia de la evaluación: ¿En base a qué criterios?, ¿bajo qué postura se va a realizar la evaluación?, ¿cómo se quiere evaluar?, ¿qué interesa?.
- Información: En base a qué datos, recogida de datos, elección de instrumentos...
- Valoración: Juicio de valor: ¿Qué significa esta evaluación en este contexto y con estos sujetos?
- Decisión: Toma de decisiones para mejorar, qué medidas se van a llevar a cabo...

Esta técnica nos permite conocer la realidad del grupo. Se trata de recoger la mayor cantidad de información sobre qué y cómo funciona en el grupo.
Los factores a los que el observador debe prestar más atención son:

- El efecto que produce en el grupo la figura del observador.
- Las actitudes, sentimientos, posición y roles de los miembros del grupo.
- La dinámica del grupo, su estructura, normas, dificultades,...
- Los objetivos que se pretenden alcanzar y el grado de consecución de los mismos.
- Las condiciones físicas y materiales de la reunión: Local, mobiliario, horario...

Pero para que la observación realizada sea óptima, se deberán seguir una serie de pautas:

- Evitar la implicación personal, conservando la objetividad.
- Observar lo qué se dice y lo qué se hace (gestos, miradas, posturas...).
- Evitar las intervenciones apresuradas y sin fundamento.
- Dar muestras de empatía con lo que ocurre.
- Apoyarse en todos los medios de observación no directos que estén al alcance (video, fotografía, magnetófono).
- Anotación de las observaciones.

Comentaris