1 de juliol de 2016

FP. Construyendo mandalas: sueños de algodón de azúcar

¿Qué estudias?, ¿un módulo? ¡De verdad sirve la FP!

¿Qué es eso de la Formación Básica?

Mercedes Chicano Clavero | @mercedeschicano | Ined21
Todo esto y mucho más son las preguntas que nos encontramos en la calle.

Nos llegan alumnos y alumnas a los Centros Educativos de Formación Profesional sin saber muy bien para qué sirve estudiar un Ciclo, muchos de ellos heredaron de sus progenitores o de sus allegados aquel término usado en la década de los 80 del siglo pasado “Estudiar un módulo de FP”, pero la verdad es que quiero ser realista y optimista; la formación profesional está más viva que nunca, solo depende de la propaganda que se le dé desde las Administraciones públicas; aún prevalece en la calle una idea equivocada de la formación profesional, y de la necesidad de la cualificación profesional de nuestros conciudadanos. 


Es cierto que aún nos queda mucho camino que recorrer en la cualificación profesional llevada a la práctica, pero sin ánimo de parecer una idea o concepto ilusorio las empresas demandan a personal cualificado a nivel manipulativo y teórico. Sólo falta concienciar a la Sociedad de que el mundo empresarial y profesional necesita de empleados y profesionales correctamente formados y cualificados en sus puestos de trabajo.

LA FP AVANZA

Los tiempos cambian y —afortunadamente— la FP avanza, despacio, pero avanza. Los tiempos de Crisis que vivimos han propiciado que veamos la cualificación y acreditación profesional como salidas profesionales para personas en situación de desempleo de larga duración; y para jóvenes sin trabajo, que pueden dar un giro a sus vidas, retomando sus estudios, y encauzándolos hacia la Formación Profesional. Esto es, la FP como una salida a sus situaciones personales de crisis económica.

Hoy quiero hablaros del Terreno Educativo y Formativo en el que me muevo y en el que ejerzo mi labor como profesora. Trabajo impartiendo clase en los ciclos de la familia profesional de Servicios Socioculturales y a la comunidad y, más concretamente, en el Ciclo de Formación Superior de Educación Infantil. Es decir, formamos y damos cualificaciones profesionales a chicas y chicos que trabajarán en la “cuna” de la Educación, en Educación Infantil.

El Ciclo Superior de Educación Infantil, consta de 2000 horas de formación teórica-práctica y en el Módulo Formativo de “Expresión y Comunicación”, el cual está asociado a la Unidad de Competencia profesional UC 1031-3: “Desarrollar recursos expresivos y comunicativos del niño o niña como medio de crecimiento personal y social”. Esta unidad de competencia se recoge en el REAL DECRETO 1394/2007, de 29 de octubre, por el que se establece el título de Técnico Superior en Educación infantil y se fijan sus enseñanzas mínimas.

CRECIMIENTO PERSONAL

Los criterios de aprendizaje de este Módulo formativo deben versar alrededor de esta competencia profesional; para trabajarlo, el Real Decreto nos da sus pautas legislativas y curriculares y, luego, los profesores somos quienes debemos aplicarlos en el aula y en el aula-taller, con nuestros alumnos y alumnas.

La nueva era de la Educación nos habla de una educación más práctica, más expresiva, más enfocada a conectar con el interior de nuestros alumnos, con su crecimiento personal. Persigue que nos conduzcamos como educadores holísticos, es decir, que atendamos a mente, cuerpo y espíritu; y —en definitiva— que les proporcionemos las herramientas necesarias para que ejerzan su profesión lo mejor posible, con sus alumnos y alumnas, cuando estén trabajando en los centros educativos.


Trabajar con talleres en el ámbito profesional enfocado a la formación de futuros educadores y educadoras infantiles es todo un reto educativo, porque afortunadamente se sale de lo común de laclásica guía didáctica, del libro de texto lleno de párrafos subrayados.

El Módulo formativo de “Expresión y Comunicación”, nos permite trabajar las emociones, las inquietudes, el lenguaje artístico y el lenguaje oral y gráfico de múltiples formas para luego poder desarrollarlo por medio de un aprendizaje por observación, experimentación y significativo; a través de las diferentes técnicas expresivas que podemos ver en las unidades de trabajo con los alumnos y las alumnas. Cristina Romero en su libro Una Revolución en la escuela. Despertando al Dragón Dormido,nos dice: 


“Todos los niños sienten valiosos impulsos de hacer las cosas de manera diferente, y ha sido y es gracias a ellos que la humanidad ha dado continuos pasos adelante a la hora de crear nuevas formas de ser y pensar”.

Creemos que el Sistema Educativo tiene muchas posibilidades de cambio y ese cambio lo podemo impulsar “desde dentro”: podemos llevar a cabo una Revolución “desde el interior hacia el exterior” del Sistema Educativo; para que nuestros alumnos —y los alumnos venideros— se beneficien de esta nueva toma de conciencia en el ámbito educativo.

Alrededor de cinco cursos escolares llevamos trabajando el taller de las “mandalas”, con diferentes promociones de Técnicos Superiores de Educación Infantil; y, luego, ellos y ellas lo trabajan con sus alumnos en los Centros de Formación de Prácticas. Nuestros alumnos realmente toman conciencia del valor educativo y expresivo de esta técnica milenaria cuando ven —en el terreno educativo— la utilización y los resultados de Mándalas.

¿QUÉ SON LAS MANDALAS?



Las mándalas son un sistema de estructuras geométricas ensambladas que crean un conjunto de estímulos y representaciones de colores y formas que actúan en la persona que las trabaja y las observa: suponen un estímulo para concentrarse y generar energía, brindando equilibrio emocional.

Carl. G. Jung las utilizó en terapias con el objetivo de alcanzar la búsqueda de la individualidad y representar la totalidad de la mente. En Oriente, ni se sabe cuándo se empezó a utilizar esta técnica para buscar el equilibrio interior; recientemente, llegaron a Occidente.

Y nosotros, los Pedagogos y Maestros de la Nueva Era Educativa, los utilizamos en nuestras prácticas educativas y pedagógicas para el desarrollo integral de nuestros alumnos y alumnas, alternativo y complementario a la práctica tradicional de la enseñanza-aprendizaje de los conocimientos que los alumnos deben adquirir en su etapa educativa.

Cuando nuestros alumnos son dirigidos, su expresividad es acotada; por ello, desde la escuela, debemos dejarles que se expresen con naturalidad y en libertad. Esta técnica milenaria nos facilita que nos expresemos tal y como nos sentimos en el momento. Las conexiones neuronales que establecemos al realizar un descubrimiento por nosotros mismos son mucho más ricas y profundas que las conexiones que son productos de la intención que proviene del exterior; en este caso, de un adulto que nos está “marcando el ritmo”.

¿CÓMO LAS UTILIZAMOS?



Las podemos utilizar en diferentes tiempos, contextos educativos y para infinidad de propuestas educativas alternativas. Desde el punto de vista de la educación inclusiva, respetan los tiempos y los ritmos de los alumnos más introvertidos, alumnos que presentan dificultad de expresión de sus emociones, agresividad pasiva o cognitiva.

Es una técnica que te permite trabajar la atención, la percepción y estimula la concentración el “aquí y ahora”, es el complemento ideal de los ejercicios de la técnica de mindfulness. ¿Con qué objetivos? Para desarrollar su creatividad dormida, para serenar sus sentimientos, para expresar —con equilibrio— sus emociones y sentimientos, para relacionarse con el mundo exterior, con las personas que los rodean… Daniel J. Siegel, en su libro El cerebro del niño nos dice:


“La memoria se basa en asociaciones, el celebro procesa algo en el presente -una idea, un sentimiento, un olor, una imagen- y relaciona dicha experiencia con otras experiencias parecidas del pasado. Estas experiencias influyen en nuestra manera de entender lo que vemos o sentimos”.

Para los educadores/as infantiles es una herramienta y práctica educativa que les ayudará a trabajar con sus alumnos a nivel interpersonal, lograrán conocer y entender mucho mejor a los alumnos/as que presenten algún conflicto emocional a lo largo del curso escolar, una herramienta para desarrollar la creatividad de sus alumnos y poder guiarles en su camino de reconocer sus emociones y de la construcción de sus habilidades comunicativas consigo mismos y con el entorno que les rodea.

En clase, los futuros educadores infantiles, construyen sus propias mándalas, experimentan así —ellos mismos— el poder holístico de la realización de mandalas. Las trabajan desde varios formatos: a nivel individual, en grupos, y, luego, las trabajan haciendo uso de sus propios cuerpos. Al finalizar el taller, los resultados de aprendizaje se cumplen con creces y sus emociones se manera natural se equilibran, la paz interior inunda sus cuerpos después de la realización de las mandalas.

¿CÓMO ES UNA SESIÓN?


Se puede hacer de múltiples formas y maneras, siempre recomendamos que se ajuste al grupo de alumnos que tenemos en el aula, de la demanda del momento. Podemos llevar a la práctica diferentes técnicas: desde colorear mandalas ya construidas a construirlas libremente.

Podemos hacer mándalas desde el centro mismo de la construcción hacia fuera y dibujar las figuras geométricas que quieran los alumnos; asimismo, podemos realizar mandalas por grupos —esto hará que se desarrollen lazos de compañerismo, respeto entre compañeros e iguales—. Las actividades que más disfrutan siempre son aquellas que realizan con pinturas de dedos haciendo uso de sus cuerpos, de sus manos y de sus pies.

Las podemos utilizar para construir sueños encadenados que nos mueven hacia la consecución delproyecto de vida de nuestros alumnos. Todo esto va a depender de los objetivos que los profesores nos marquemos con nuestros alumnos. Lo que sí podemos decir es que el resultado es gratificante. Supone ver y sentir cómo los alumnos descubren su creatividad a través del disfrute de expresarse tal y como son, desde la libertad de acción.

Cada vez que se descubren iniciativas silenciosas —colectivas o individuales— que apuestan por el despertar de una nueva educación, cobra sentido la alegría nos invade al contarle al mundo que la Formación Profesional de los Técnicos en Educación Infantil está cambiando; y que, poco a poco, semilla a semilla, la Formación Profesional apuesta por profesionales mejor formados y con una alta cualificación profesional, personal y social.

Quien mira hacia afuera sueña,
quien mira hacia adentro despierta.

Carl G. Jung

BIBLIOGRAFÍA

Cristina Romero (2012): Una revolución en la escuela. Despertando al Dragón Dormido. Editorial OB STARE. Ha escrito varios libros que se pueden encontrar en Despertar en la luz.

Daniel J. Siegel: El cerebro del niño. Editorial Alba.

Nota: si en algun moment hem optat per l'ús del masculí genèric, ho fem de molt mala gana, per no afegir pesadesa a les entrades, però sense que això suposi en cap cas que acata aquesta negació quotidiana de la presència de les dones en l'esdevenir del món.