#hackeaelaula. Releyendo a Ilich

“La Nueva Iglesia Mundial es la industria del conocimiento, proveedora de opio y banco de trabajo durante un número creciente de años de la vida de un individuo. La desescolarización es por consiguiente fundamental para cualquier movimiento de liberación de las personas”.

El pensador austriaco Ivan Ilich reconfiguró la pedagogía libertaria al realizar una crítica a la escuela burguesa entendiéndola como centro de reproducción del modo de producción capitalista y como espacio de alienación que embrutece al alumnado para someterlo a los intereses del estado y del mercado (suponiendo que no sean los mimos).


Para Ilich la escuela hipnotizadora ayuda a las instituciones en su proceso de opresión ya que “la escuela acaba separando a las personas de su propia capacidad de aprendizaje para que finalmente dependan de la autoridad de las instituciones y de los expertos, de la tecnocracia. Las instituciones, que fueron creadas para estar al servicio de la humanidad, acaban siendo medios que escapan a su control, poniendo al ser humano a su servicio”

Ese servilismo de las escuelas se ve reflejado en la sumisión del alumnado  a los entes del control y el orden pues se les enseña a obedecer las leyes, a quedarse callada frente a las injusticias del sistema y a no reaccionar contra los cuerpos represivos estatales.

¿A quién pueden servirle unos puentes hacia la nada? ¿por qué no cambiar primero el sistema político y económico? El curriculum oculto opera en todos lados igual, en la escuela es el órgano indiscutido de reproducción de la sociedad de consumo.

"La escuela es una institución construida sobre el axioma de que el aprendizaje es el resultado de la enseñanza. Y la sabiduría institucional continúa aceptando este axioma, pese a las pruebas abrumadoras en sentido contrario. Todos hemos aprendido la mayor parte de lo que sabemos fuera de la escuela. Los alumnos hacen la mayor parte de su aprendizaje sin sus maestros y, a menudo, a pesar de estos".

Algo abrá que hacer.

Illich, I., La sociedad desescolarizada. Barcelona: Barral (1974)



Comentaris