Cosillas que he aprendido impartiendo formación a personas adultas

El Caso Pablo comparte con nosotras algunas cosas que le rondan por la cabeza, a la hora de impartir formación a personas adultas, cruzado con apuntes sobre el tema...

El aprendizaje debe ser un proceso dinámico de transformación mutua (del que lo facilita y del que lo construye, "formador" y "participante"), donde las situaciones nuevas se integran a las ya conocidas y resueltas involucrando la totalidad de la persona, tanto en sus dimensiones cognitivas y motoras, como afectivas y sociales.


El aprendizaje es la adquisición de nuevas formas de conducta (y si también nuevos conocimientos...) que se entremezclan con los comportamientos innatos que aparecen a medida que avanza la maduración de la persona.

El aprendizaje debe ser un proceso dinámico de transformación mutua (del que lo facilita y del que lo construye, "formador" y "participante"), donde las situaciones nuevas se integran a las ya conocidas y resueltas involucrando la totalidad de la persona, tanto en sus dimensiones cognitivas y motoras, como afectivas y sociales.

¿Qué debemos plantearnos a la hora de impartir formación?
  • la edad del sujeto
  • la motivación y la participación
  • la experiencia preliminar a la tarea realizada

En cuanto a la motivación hace referencia a todas las condiciones que activan y regulan la conducta. En términos generales, puede ser definida como la fuerza que impulsa a comportarse de un modo particular.

La conducta motivada se caracteriza por estar orientada esencialmente hacia un objeto – meta y la dirección es el efecto del aprendizaje.

Debemos tener en cuenta las siguientes consideraciones respecto a la motivación:
  • la motivación sólo explica parte de la conducta
  • las posibles formas con las que puede motivarse una conducta no tienen un efecto universal sino que dependen de la interacción hombre – situación
  • desde el punto de vista del aprendizaje, es necesario considerar la relación existente entre los niveles de necesidades y la motivación para dicho aprendizaje.

Las personas aprendemos en la medida en que estamos motivados para ello, esto es, si el aprendizaje responde a nuestros verdaderos intereses. Así pues, en el aprendizaje del adulto se ha de prestar atención especial a sus intereses , necesidades y motivaciones.

La capacidad de aprendizaje de la persona adulta, en condiciones normales, no depende tanto de la edad, si no de los factores que, de una u otra forma, inciden en él.

Los factores que condicionan negativamente el aprendizaje de adultos son, entre otros: la falta de interés, la falta de tiempo, la fatiga, y el horario laboral.


Factores que motivan el aprendizaje de una persona adulta:
  • Promoción profesional.
  • Espíritu competitivo.
  • Reconversión laboral.
  • Comprender mejor las cosas.
  • Deseo de intercambio.
  • Conocimientos especializados.
  • Mayores ingresos.
  • Promoción social.
  • Adaptación a los cambios.
  • Revisión de conocimientos.
  • Satisfacción personal.
  • Mayor seguridad profesional.

Factores que frenan el aprendizaje en la persona adulta:
  • Lejanía de los centros de formación.
  • Creer que no sirve par estudiar.
  • Experiencia escolar previa poco gratificante.
  • Miedo al ridículo
  • Considerar que el estudio no tiene nada que aportarte.
  • Exceso de trabajo y fatiga.
  • Horarios incompatibles.

Los objetivos a alcanzar en el aprendizaje del adulto podrían ser los siguientes:
  • Aprender a aprender.
  • Revisar constantemente lo aprendido.
  • Potenciar una actitud de análisis.
  • Despertar y avivar las motivaciones.
  • Adecuar los saberes a campos específicos.
  • Adaptarse a los cambios
  • Abrirse a las innovaciones.

Finalmente, en el aprendizaje de la persona adulta, los objetivos que deben predominar serán aquellos que hagan referencia al saber hacer, esto es, a la adquisición de habilidades para el trabajo intelectual, autónomo u creativo, los que apunten a la solución de problemas y a la adquisición de unas relaciones fluidas interpersonales y sociales.

La persona adulta necesita desarrollar la habilidad de aplicar lo aprendido a situaciones nuevas, debe aprender a observar y reflexionar sobre la realidad, con la finalidad de que contribuyan a ampliar sus horizontes perceptivos, a la vez que mejore su calidad de vida.


Las características del aprendizaje de una persona adulta son:
  • Los adultos buscan experiencias de aprendizaje al sufrir algún cambio en sus vidas.
  • Cuantos más sucesos y modificaciones encuentren, tenderán a buscar más oportunidades de aprendizaje.
  • Aunque la motivación del adulto obedece a razones múltiples, no obstante, es bien cierto que, para la mayoría de los adultos, el aprendizaje por sí mismo, no les dice gran cosa. El aprendizaje para el adulto no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir ese fin.
  • El aumento o conservación del sentido de la autoestima y el gusto por conocer son fuertes motivos secundarios para que el adulto aprenda.

Comentaris