Las luchas por la vivienda y la educación aplican sinergias del 15M

DIAGONAL: La propagación en red de la metodología del 15M ha servido para articular resistencias. Las asambleas y la potente difusión a través de redes sociales son el sello.
JPG - 117.3 KB
 
 
Los logros de un movimiento no sólo se miden por manifestaciones como las del 15 de octubre. La influencia en las luchas que coinciden en el tiempo es otro indicativo del éxito. El efecto contagio en la metodología y las dinámicas de acción del 15M hacía la lucha por una vivienda digna y por una educación de calidad son una muestra de la salud del movimiento.
Hace un año, la Comunidad de Madrid empezó los ajustes en la educación pública dejando sin empleo a 2.500 profesores interinos y disminuyendo la inversión educativa. En el mismo septiembre, la huelga general del 29 pasó de puntillas por los colegios y enseñanzas medias. Aunque los sindicatos levantaron la voz en ambos casos, no se apreciaba actividad reivindicativa en la educación.
Miguel Lancho, profesor del IES Altair en Getafe, reconoce que “no se supo articular una contestación adecuada ante esos ataques”. Este curso, ante un recorte similar, la movilización de la comunidad educativa ha sorprendido por su contundencia y el amplio consenso obtenido entre padres, alumnos y profesores.
La misma semana del anuncio de la disposición que reducía los interinos, se convocó la primera asamblea. Más de 800 docentes respondieron a la convocatoria, que servía de punto fundacional de la que está siendo la mayor contestación en las enseñanzas no universitarias de los últimos años. El éxito de convocatoria de estas asambleas llevó a los sindicatos a implicarse en la lucha. El 31 de agosto, la multitudinaria respuesta a la convocatoria de una asamblea en el auditorio Marcelino Camacho escenificaba este acercamiento.
Para ese día ya estaban arrancando las primeras asambleas de centros, que luego se coordinaron a través de asambleas zonales. Los sindicatos no consiguieron imponer sus calendarios y se comprometieron a respetar a las asambleas. “Las huelgas importantes las imponen los trabajadores a los sindicatos, casi nunca es al revés”, afirma Miguel Lancho.
Mientras la marea verde crecía y maduraba como movimiento emergente, las ocho universidades catalanas se topaban con recortes muy duros en la financiación. Tenían que ajustar sus presupuestos un 10% –unos 90millones de euros– este año. Además el incremento de las tasas universitarias a los estudiantes roza el límite de lo permitido por la legislación. Será del 7,6% en la primera matrícula y del 50% para la segunda matriculación.
El pasado 8 de octubre se celebró la primera asamblea general de universidades catalanas y se decidió convocar para el 17 de noviembre una huelga general universitaria. Está confirmado el respaldo del personal docente investigador, que en la Universidad de Barcelona consiguió la unanimidad del comité de empresa. En los próximos días se pronunciará el personal de administración y servicio.
Las universidad es madrileñas han empezado a despertar este octubre. La iniciativa Toma la facultad ha conseguido crear asambleas en la mayoría de campus y ha fomentado encierros masivos en apoyo de la marea verde. Entre los objetivos de estas asambleas están “luchar contra la Estrategia Universidad 2015 y articular una respuesta ante la precariedad de becarios y recién titulados”, afirma Segundo González, de la universidad Carlos III.

El segundo trimestre de 2011 se produjo un aumento en el número de ejecuciones hipotecarias del 21% respecto al mismo periodo de 2010. Se han llevado a cabo 16.464 procedimientos, según datos del Consejo General del Poder Judicial, pero también se han detenido casi un centenar gracias a la presión ciudadana contra los desahucios.

En uno de los que se ha parado en Madrid, la mediación ciudadana ha sido fundamental para que La Caixa aceptase la dación en pago de la vivienda de María del Carmen Molina, una mujer mayor que cobra una pensión de 400 euros; además, la asamblea del 15M de este barrio ha conseguido que durante un año María del Carmen pueda vivir en su casa con un alquiler que ronda los cien euros.

El 15M ha sido fundamental para la socialización de la lucha contra los embargos de vivienda, apuntan desde la [Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid, impulsada en esta ciudad en primera instancia por la Coordinadora Nacional de Ecuatorianos en España. La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Barcelona, activa desde hace tres años, ha visto cómo el 15M se convertía en factor dinamizador.
Adriá Rodríguez, de la plataforma de Barcelona, concreta que las asambleas garantizan la movilización vecinal el día del lanzamiento del desalojo allí donde la PAH no puede llegar.

El 15 de octubre, en el barrio barcelonés de Nou Barris se produjo otro momento en la coordinación de la lucha contra los desahucios con la recuperación de un edificio en el que al cierre de esta edición residen ocho familias que habían perdido su casa. También el Hotel Madrid, ocupado el día de la manifestación en la Puerta del Sol, ha consensuado ofrecer alternativas a las personas desalojadas por la banca.

En municipios de la provincia de Barcelona como Terrasa, Santa Coloma o Sabadell, el 15M ha sido fundamental para que se establezcan otras plataformas de afectadas por las hipotecas, apunta Adriá Rodríguez, quien matiza que el mayor número de ejecuciones se están produciendo en el extrarradio de Barcelona.

En Madrid, en las últimas semanas se han puesto en marcha otras plataformas en Getafe y Alcalá. Además, desde la PAH se está formando a las asambleas de Toledo y Guadalajara para luchar contra los desahucios. Cada día llegan decenas de solicitudes de información y “se invita a las personas en esta situación que expongan su caso en las asambleas, o si el lanzamiento es inminente, se contacta directamente con la asamblea”, explican desde la plataforma de Madrid.

“A la hora de organizar acciones hay asambleas con más recorrido, y otras que tienen menos experiencia o menos fuerza”, reconocen, pero la presión de las asambleas ha servido para paralizar más de 20 desahucios solo en Madrid. Las plataformas inciden en que lo importante es que las personas afectadas pierdan el miedo y participen, “que acudan con la cabeza alta y que eso se contagie de afectado a afectado”. Es el caso de [Anuar y Tatiana, Luis o María José, protagonistas de los primeros desahucios detenidos por el 15M, que desde entonces dan apoyo a otras personas afectadas.

Comentaris