La cultura, ¿desde arriba o desde abajo?

La cultura, ¿desde arriba o desde abajo?Canal Solidario

La cultura forma parte de cada uno de nosotros, de cada ser humano. Pero esta variedad cultural también suscita debates: ¿la cultura está amenazada por el consumo y la trivialización de los medios de comunicación? ¿Debe estar subvencionada o las ayudas la condicionan?

“La cultura es una fuente de inspiración, ofrece oportunidades, mejora la salud y el bienestar, contribuye a la educación y el aprendizaje permanente y en general mejora la calidad de vida de los ciudadanos. Es un fuerte elemento de cohesión social en Europa, y particularmente en las ciudades”. Así empieza una de las cartas de presentación de la organización Eurocities, foro de ciudades que agrupa a una buena parte de capitales europeas. 

La reflexión viene al cuento cuando el concepto de cultura puede verse amenazado por el consumo dirigido y alimentado por medios de comunicación que, como la televisión, contribuyen a trivializar un fenómeno que forma parte intrínseca del ser humano.

Y en estos tiempos resurge con fuerza el debate en torno a si la cultura tiene que ser mas o menos subvencionada o, mejor dicho, en qué medida un apoyo desde arriba condiciona los hábitos culturales. Abraham Martínez, director y coordinador de la revista de gestión y cultura “G y C” y responsable del portal cultural.net con sede en Granada, considera demasiado radicales las posturas en las que se cuestiona que la Administración subvencione la cultura Y colige que, si nadie cuestiona el apoyo del Estado a la Educación, algo similar debe plantearse con la cultura. En esta línea destaca que si queremos una cultura se necesita el soporte de los gobiernos, sino “será el mercado el que marque sus leyes.”

Rubén Scaramuzzino representa a Zona de Obras, una factoría de trabajo especializada en el desarrollo de actividades culturales que ejerce su actividad en Zaragoza y Buenos Aires y cuenta con un extenso equipo de colaboradores en las principales ciudades de Iberoamérica y Europa. Scaramuzzino considera “que tiene que haber ayudas y subvenciones pero que no sirvan para aburguesar a la cultura”. 

“Está bien”, añade, “que las ayudas sirvan para sacar proyectos adelante pero no se deberían patrocinar al 100%”. “El problema reside ahora”, destacan expertos en la gestión cultural, “en que pueden resentirse algunos proyectos estrella si sus principales patrones, los ayuntamientos, diputaciones y el gobierno central, así como las entidades financieras, han participado más como mecenas que como socios”.

Si quieres saber más sobre las tendencias culturales y los debates que suscita, lee el artículo completo en la” revista EsPosible”:http://www.revistaesposible.org/.

Comentaris