Post-Anarchism Anarchy


El anarquISMO implica en última instancia anarquía -y la anarquía es Caos-. Caos es el principio de la creación continua... y Caos nunca murió.

Hakim Bay.  





(traducción al castellano más abajo).

The Association for Ontological Anarchy gathers in conclave, black turbans & shimmering robes, sprawled on shirazi carpets sipping bitter coffee, smoking long chibouk & sibsi. Question: What’s our position on all these recent defections & desertions from anarchism (esp. in California-Land): condemn or condone? Purge them or hail them as advance-guard? Gnostic elite... or traitors?

Actually, we have a lot of sympathy for the deserters & their various critiques of anarchism. Like Sinbad & the Horrible Old Man, anarchism staggers around with the corpse of a Martyr magically stuck to its shoulders — haunted by the legacy of failure & revolutionary masochism — stagnant backwater of lost history.

Between tragic Past & impossible Future, anarchism seems to lack a Present — as if afraid to ask itself, here & now, what are my true desires? — & what can I do before it’s too late ?... Yes, imagine yourself confronted by a sorcerer who stares you down balefully & demands, “What is your True Desire?” Do you hem & haw, stammer, take refuge in ideological platitudes? Do you possess both Imagination & Will, can you both dream & dare — or are you the dupe of an impotent fantasy?

Look in the mirror & try it...(for one of your masks is the face of a sorcerer)...

The anarchist “movement” today contains virtually no Blacks, Hispanics, Native Americans or children... even tho in theory such genuinely oppressed groups stand to gain the most from any anti-authoritarian revolt. Might it be that anarchism offers no concrete program whereby the truly deprived might fulfill (or at least struggle realistically to fulfill) real needs & desires?

If so, then this failure would explain not only anarchism’s lack of appeal to the poor & marginal, but also the disaffection & desertions from within its own ranks. Demos, picket-lines & reprints of 19th century classics don’t add up to a vital, daring conspiracy of self-liberation. If the movement is to grow rather than shrink, a lot of deadwood will have to be jettisoned & some risky ideas embraced.

The potential exists. Any day now, vast numbers of americans are going to realize they’re being force-fed a load of reactionary boring hysterical artificially-flavored crap. Vast chorus of groans, puking & retching... angry mobs roam the malls, smashing & looting... etc., etc. The Black Banner could provide a focus for the outrage & channel it into an insurrection of the Imagination. We could pick up the struggle where it was dropped by Situationism in ’68 & Autonomia in the seventies, & carry it to the next stage. We could have revolt in our times — & in the process, we could realize many of our True Desires, even if only for a season, a brief Pirate Utopia, a warped free-zone in the old Space/Time continuum.

If the A.O.A. retains its affiliation with the “movement,” we do so not merely out of a romantic predilection for lost causes — or not entirely. Of all “political systems,” anarchism (despite its flaws, & precisely because it is neither political nor a system) comes closest to our understanding of reality, ontology, the nature of being. As for the deserters... we agree with their critiques, but note that they seem to offer no new powerful alternatives. So for the time being we prefer to concentrate on changing anarchism from within.

Here’s our program, comrades:


  1. Work on the realization that psychic racism has replaced overt discrimination as one of the most disgusting aspects of our society. Imaginative participation in other cultures, esp. those we live with.
  2. Abandon all ideological purity. Embrace “Type-3” anarchism (to use Bob Black’s pro-tem slogan): neither collectivist nor individualist. Cleanse the temple of vain idols, get rid of the Horrible Old Men, the relics & martyrologies.
  3. Anti-work or “Zerowork” movement extremely important, including a radical & perhaps violent attack on Education & the serfdom of children.
  4. Develop american samizdat network, replace outdated publishing/propaganda tactics. Pornography & popular entertainment as vehicles for radical re-education.
  5. In music the hegemony of the 2/4 & 4/4 beat must be overthrown. We need a new music, totally insane but life-affirming, rhythmically subtle yet powerful, & we need it now.
  6. Anarchism must wean itself away from evangelical materialism & banal 2-dimensional 19th century scientism. “Higher states of consciousness” are not mere spooks invented by evil priests. The orient, the occult, the tribal cultures possess techniques which can be “appropriated” in true anarchist fashion. Without “higher states of consciousness,” anarchism ends & dries itself up into a form of misery, a whining complaint. We need a practical kind of “mystical anarchism,” devoid of all New Age shit-&-shinola, & inexorably heretical & anti-clerical; avid for all new technologies of consciousness & metanoia — a democratization of shamanism, intoxicated & serene.
  7. Sexuality is under assault, obviously from the Right, more subtly from the avant-pseud “post-sexuality” movement, & even more subtly by Spectacular Recuperation in media & advertising. Time for a major step forward in SexPol awareness, an explosive reaffirmation of the polymorphic eros — (even & especially in the face of plague & gloom) — a literal glorification of the senses, a doctrine of delight. Abandon all world-hatred & shame.
  8. Experiment with new tactics to replace the outdated baggage of Leftism. Emphasize practical, material & personal benefits of radical networking. The times do not appear propitious for violence or militancy, but surely a bit of sabotage & imaginative disruption is never out of place. Plot & conspire, don’t bitch & moan. The Art World in particular deserves a dose of “Poetic Terrorism.
  9. The despatialization of post-Industrial society provides some benefits (e.g. computer networking) but can also manifest as a form of oppression (homelessness, gentrification, architectural depersonalization, the erasure of Nature, etc.) The communes of the sixties tried to circumvent these forces but failed. The question of land refuses to go away. How can we separate the concept of space from the mechanisms of control? The territorial gangsters, the Nation/States, have hogged the entire map. Who can invent for us a cartography of autonomy, who can draw a map that includes our desires?


Anarchism ultimately implies anarchy — & anarchy is chaos. Chaos is the principle of continual creation...& Chaos never died.

— A.O.A. Plenary Session
March ’87, NYC

Traducción al castellano

LA ASOCIACION DE LA ANARQUIA ONTOLOGICA se reúne en cónclave, turbantes negros y túnicas brillantes, tumbados en alfombras de Shiraz sorbiendo café amargo, fumando de largos chibouks y sibsi. PREGUNTA: ¿Cuál es nuestra posición respecto a todos los recientes abandonos y deserciones del anarquismo (especialmente en tierras de California): condenar o condonar? ¿Purgarlos o ensalzarlos como vanguardia? ¿Elite gnóstica... o traidores?

De hecho, tenemos mucha simpatía por estos desertores y por sus diversas críticas del anarquISMO. Como Simbad y el Viejo Horrible, el anarquismo se tambalea con el cadáver de un Mártir mágicamente enganchado sobre los hombros; hechizado por el legado del fracaso y el masoquismo revolucionarios -agua estancada de la historia perdida-.

Entre el Pasado trágico y el Futuro imposible, al anarquismo parece faltarle un Presente; como temeroso de preguntarse a sí mismo, aquí y ahora, ¿CUALES SON MIS VERDADEROS DESEOS? ¿y qué puedo hacer antes de que sea demasiado tarde?... Sí, imagínate a ti mismo cara a cara con un brujo que te mira hostil y pregunta "¿Cuál es tu verdadero deseo?" ¿vacilas, balbuceas, te refugias en tópicos ideológicos? ¿Posees tanto Imaginación como Voluntad, eres capaz de soñar y atreverte, o eres el primo de una fantasía impotente?

Mira en el espejo e inténtalo... (ya que una de tus máscaras es la cara de un brujo)... El "movimiento" anarquista apenas acoge hoy en día a ningún negro, gitano, nativo americano o niño... a pesar de que incluso en teoría son grupos tan genuinamente oprimidos los que han de beneficiarse al máximo de cualquier revuelta antiautoritaria. ¿No será que el anarquISMO no ofrece programas concretos con los que los verdaderamente desposeídos puedan realizar (o al menos luchar de una manera realista para realizar) sus verdaderos deseos y necesidades?

Si es así, entonces este fracaso no sólo explicaría la falta de atractivo que el anarquismo tiene para los pobres y los marginados, sino también el desafecto y las deserciones de entre sus propias filas. Las manifestaciones, piquetes y reimpresiones de los clásicos del siglo XIX no contribuyen a una conspiración vital y atrevida de autoliberación. Si el movimiento ha de crecer en vez de encogerse, habrá que tirar por la borda un montón de madera muerta y abrazar unas cuantas ideas arriesgadas. 

El potencial existe. En cualquier momento, un gran número de individuos se va a dar cuenta que les están forzando a tragar una carretada de aburrida mierda histérica y reaccionaria con saborizante artificial. Vastos coros de gruñidos, gemidos, vómitos y nauseas... las turbas iracundas deambulan por los supermercados, destrozando y saqueando... etc., etc. La Bandera Negra podría servir de foco a la indignación y canalizarla hacia una sublevación de la Imaginación. Podríamos recoger la lucha donde la dejaron el situacionismo en el 68 y Autonomía en los setenta, y llevarla a su siguiente fase. La revuelta podría darse en nuestros tiempos; y en el proceso, muchos de nuestros Verdaderos Deseos podrían verse realizados, bien sólo sea por una temporada, una breve utopía pirata, una zona libre plegada en el viejo continuum del espacio-tiempo.

Si la AAO retiene su afiliación con el "movimiento", no sólo lo hace a cuenta de una predilección romántica por las causas perdidas -o no enteramente al menos-. De todos los "sistemas políticos", el anarquismo (a pesar de todos sus defectos, y precisamente porque no es ni político ni sistema) se aproxima más a nuestra concepción de la realidad, de la ontología, de la naturaleza del ser. Y en cuanto a los desertores... estamos de acuerdo con sus críticas, pero señalando que no parecen ofrecer nuevas alternativas potentes. Así es que de momento preferimos concentrarnos en transformar el anarquismo desde dentro. Aquí está nuestro programa, camaradas:

1. Trabaja en la conciencia de que el racismo psíquico ha reemplazado a la discriminación abierta como uno de los aspectos más repugnantes de nuestra sociedad. Participación imaginativa en otras culturas, especialmente en aquellas en las que vivimos. 


2. Abandona toda pureza ideológica. Abraza el anarquismo "tipo 3" (por usar el término al uso de Bob Black): ni colectivista ni individualista. Limpia el templo de vanos ídolos, desembarázate del Viejo Horrible, de las reliquias y de los martirologios.

3. El movimiento antitrabajo o "Trabajo Cero" es extremadamente importante, incluyendo un ataque radical y quizás violento contra la Educación y la servidumbre de los niños.

4. Desarrolla una trama nacional de samizdat, sustituye las tácticas caducas de publicaciones/propaganda. La pornografía y el entretenimiento popular como vehículos de una reeducación radical.

5. En música la hegemonía del compás 2/4 y del 4/4 ha de ser derrocada. Necesitamos una nueva música, totalmente disparatada pero afirmadora de la vida, potente pero rítmicamente sutil, y la necesitamos YA.

6. El anarquismo tiene que destetarse del materialismo evangélico y del banal cientifismo bidimensional del siglo XIX. Los "estados más elevados de conciencia" no son meros FANTASMAS inventados por sacerdotes malvados. El oriente, lo oculto, las culturas tribales poseen técnicas que pueden ser asimiladas de manera verdaderamente anarquista. Sin "estados más elevados de conciencia", el anarquismo se consume y seca en una forma de mezquindad, en un quejoso lamento. Necesitamos un tipo práctico de "anarquismo místico", exento de toda la mierda y el relumbrón new age, e inexorablemente herético y anticlerical; ávido de todas las nuevas tecnologías de conciencia y metanoia; una democratización del chamanismo, ebria y serena.

7. La sexualidad está bajo asalto, obviamente desde la derecha, más sutilmente desde la pseudovanguardia de la "postsexualidad", e incluso aún mas sutilmente desde la Recuperación Espectacular en los media y la publicidad. Momento para un avance más amplio en la conciencia SexPol, una reafirmación explosiva del eros polimorfo (incluso y especialmente frente a la plaga y la penumbra) una glorificación literal de los sentidos, una doctrina del gozo. Abandona toda vergüenza y todo odio por el mundo.

8. Ensaya nuevas tácticas para reemplazar el caduco equipaje de la izquierda. Enfatiza los beneficios prácticos, materiales y personales de la creación de tramas radicales. Los tiempos no se muestran propicios para la violencia o la combatividad, pero con toda seguridad un poco de sabotaje y de disrupción imaginativa nunca están fuera de lugar. Trama y conspira, no despotriques y te lamentes. El mundo del arte en particular se merece una buena dosis de "terrorismo poético".

9. La desespacialización de la sociedad postindustrial facilita ciertas ventajas (p. ej. la creación de tramas digitales) pero puede también manifestarse como una forma de opresión (falta de hogar, desarrollismo, despersonalización de la arquitectura, devastación de la naturaleza, etc.) Las comunas de los sesenta intentaron dar un rodeo a estas fuerzas pero fracasaron. La cuestión de la tierra se niega a desaparecer. ¿Cómo podemos separar el concepto de espacio de los mecanismos de control? Los gángsters territoriales, las Naciones Estado, han metido mano al mapa entero. ¿Quién habrá de inventarnos una cartografía de la autonomía, quien puede dibujar un mapa que incluya nuestros deseos?

El anarquISMO implica en última instancia anarquía -y la anarquía es Caos-. Caos es el principio de la creación continua... y Caos nunca murió.

Sesión plenaria de la AAO Marzo del 87, NYC 

Comentaris