De tetas y luchas

Elena Fraj | Nativa. Un meme hace risa y la revolución es seria. Sería, si no, una revolución de mofa y lo pasaríamos bárbaro. El caso es que estaba yo el 1 de mayo con muletas sin poder andar ni salir de casa y me perdí el evento obrero. Visualicé mentalmente la mani oficial formada por mogollón de señores que podrían ser mi padre, todos ellos como un solo padre, el padre de la lucha obrera. Muchos hombres fundidos en una sola masa con una gran pancarta a modo de barba: aquí estamos los obreros de la Historia.


Y, entonces, gracias al curso de Cuidados que organizamos unas cuantas y en el que tanto aprendí, se me apareció el cuadro que inspira la escena de apertura de la película Novecento (El cuarto estado de Giuseppe Pellizza,1901) pero tragiversada, como dice la familia de eletri. Hice este meme que circuló libre por las redes y se hizo carne, se hizo analógico.

Explicar un meme es el nuevo explicar los chistes, así que vayamos al asunto que me interesa y pensemos en la representación de las mujeres en nuestro imaginario sobre revoluciones y luchas políticas.

Rápidamente se me ocurre el cuadro La libertad guiando al pueblo (Delacroix 1830). Es el primer cuadro de la pintura política moderna, una alegoría romántica y nacionalista que representa las luchas burguesas poco antes de que emergiera la lucha obrera. ¿Qué pasa aquí con la figura de la mujer? Que es la prota pero solo como metáfora de un valor político: la libertad. Valor que, curiosamente, le afecta poco a las mujeres en tanto que sujetos de la Historia. Y eso que las mujeres estaban en las barricadas de esas revoluciones. ¿Y qué más? Nos enseñaron en la escuela que la composición es piramidal… No, no, no me refiero a eso. Me refiero a lo evidente: se le ven las tetas. Como a Janet Jackson y a Sabrina. Se le ven las tetas y eso es así. No las enseña por voluntad propia, se le ven sin querer porque al levantar la bandera de la nación francesa, lógicamente, el vestido cae. Al subir el brazo, ¿sabes?. Y es que se conoce que con el jaleo de la barricada se le ha roto el vestido (a los demás no) y se ha tenido que cortar la trenza (esto es muy raro) para atárselo. Y ella, que mira hacia atrás para asegurarse de que el pueblo (un campo de nabos por cierto) le sigue, pues no se da cuenta.

delacroix_1440-900

Y eso es lo que le debió de molar a Delacroix. La escena donde hay una mujer que no controla la visibilidad de su cuerpo y que es observada por el pintor y por el público es una escena de vouyerismo clásico, de porno escopofílico de toda la vida. ¿Se haría pajas Delacroix con su propio cuadro? Se sabe que Delacroix era un fucker, ¿sería la moza del cuadro una amante? Y el Estado francés cuando lo compró, ¿se haría pajas también? “El Estado francés haciéndose una paja con la libertad”, título. Y a partir de aquí las imágenes de la izquierda progresista en Europa han sido encarnadas por mujeres, entre ellas la Marianne francesa o la mujer que representa la República española inspirada en la anterior. Mujeres que no se sabe bien si representan mujeres o solo sirven de mascarada para representar conceptos que no tienen que ver con ellas.

800px-Nike_of_Samothrake_Louvre_Ma2369
Todo este imaginario de figuras femeninas alegóricas del romanticismo y del simbolismo pictórico cobra sentido político progresista a través de la masonería. El cuerpo femenino como alegoría procede a su vez del arte clásico, de la Venus de Milo (130 a.C. – 100 a. C.) o de la Victoria alada de Samotracia (190 a. C.). Esta última representa a Niké, la diosa de la victoria. La alegoría del triunfo es también una mujer y tiene también un rollo con las tetas. Aquí no se le ven pero, atención, el escultor utiliza la técnica de los paños mojados. Se trata de un cuerpo cubierto por una tela húmeda cuya pose es como la de Shakira, marca caderaca y abre el esternón. Es como la Miss Camiseta Mojada del cartel de una fiesta de estudiantes de telecos. Como apunte no os perdáis las entradas de la Wikipedia en castellano pues hay frases como: “cuyo cuerpo presenta una leve y graciosa torsión.” […] “ropajes que se adhieren al cuerpo dejando traslucir su anatomía”. Jopetashistoriadores, decidlo claro ya: que os parece que la muchacha está buena y punto. Como colofón Marinetti dijo eso de que un automóvil de carreras es más bello que la Victoria alada de Samotracia pero creo que los publicistas le entendieron mal, porque desde entonces hemos sufrido anuncios donde salen tías buenorras posando delante de un coche o lavándolo vestidas con una camiseta empapada.

Llegados aquí vemos que los conceptos de libertad, victoria y tetas están relacionados. Venga así rápido, ¿en España qué imágenes hay que relacionen libertad y tetas? Eso es, el cine del destape. Las tetas, la libertad y el triunfo de la transición española hacia la democracia van a la par. Me parece muy sintomático que el periodo político que nos llevó a la democracia estuviera marcado por un imaginario machista. Así de bien fue la transición. Una nación que se abrió paso hacia la libertad, pero una libertad heteronormativa.

De la Victoria de Samotracia a Victoria Vera.

Victoria-Vera-siempre-actual_galeriaBig
Esto puede ayudar a entender la herencia cultural recibida: El Jueves publica una gran parte de tiras cómicas con titis en bolas y los cómicos de stand upsiguen intentando hacer chistes sobre los cuerpos de las mujeres. Odio mucho el gestito ese de hacer las curvas de una churri con las manos. ¿Será qué debido a que la imagen de La libertad guiando al pueblo es una tía en tetas se ha entendido que en un país donde haya libertad de expresión se pueden hacer chistes chungos con los cuerpos de las mujeres?

Llamadme enferma, simplista o demagoga pero las representaciones progresistas en nuestra cultura europea están llenas de mujeres en tetas. Ahora, enséñalas tú por voluntad propia ni que sea para dar de mamar a tu bebé que se lía parda, como ocurrió en la tienda Primark. Pero, por suerte, como respuesta se celebró un tetada masiva para reivindicar la lactancia materna en el espacio público. Se podría pintar una nueva versión del cuadro El cuarto estado que escenificase esa tetada colectiva, donde la reproducción y la vida fueran los asuntos centrales de la lucha política. Las mujeres en ese cuadro serían dueñas de sus cuerpos y enseñarían las tetas si les apeteciese y, si no les apeteciese, pues no lo harían. Así de sencillo.

Comentaris