Asaltando el aula. Vive la #rEDUvolution

Escuchar -->Pensar -->Sentir -->Actuar en grupo

Motivando que sean todas y cada una de las voces existentes las que alimenten el proceso, estas no tienen porqué encajar a la fuerza, pero pueden convivir en un ambiente de caos creativo que muy a menudo da fruto a otras inquietudes y motivaciones que hasta el momento subyacían pasando inadvertidas para todas.
Por Ruben Toro (@panderetajevi)


Después de un tiempo dinamizando talleres de teatro social tanto en un contexto lectivo, es decir, dentro del horario escolar, como en espacios extra-escolares pensados para que los adolescentes tengan su punto de encuentro, se me vienen a la mente algunas reflexiones al respecto.

Importante es para mi señalar que de hacer un balance, este sería positivo y sobretodo revelador de lo que ocurre en algunos de estos espacios. Ahora bien, como subraya la metodología del Teatro del Oprimido, (T.O. a partir de aquí) que es con la que asaltamos las aulas, si no hay conflicto la pieza resultante es aburrida y poco atractiva.

Las técnicas son las que comprenden unos juegos y dinámicas múltiples para posteriormente analizar las opresiones  y relaciones de poder y así poder combatirlas. 

Trabajamos todo tipo de problemáticas, tales como racismo y xenofobia, bullying, etc  muchas de ellas no verían luz con naturalidad de no ser por las dinámicas empleadas en las sesiones, y también porque los grupos las hicieron suyas.

El grupo la modeló y adaptó a su momento emocional, a su interés, y ellos tienen las cosas mucho más claras de lo que pensamos. Puede que lo que explique vaya muy en consonancia con parte del contenido de "El aprendizaje de lo inesperado" de María Ascaso y Elisabeth Ellsworth, el miedo  a equivocarnos,que funcionará, que no, las relaciones educador-educando...

Estos miedos pueden provocar que nos perdamos posibles debates dentro del aula convencional, debates propuestos por el grupo, no impuestos por el educador o docente. Cuando son suyos, cuando los moderan en grupo el resultado es diferente, porqué el conflicto es grupal y en él están las posibles soluciones. Entonces...¿Qué puede ser que nos ocurra? Desde mi experiencia como dinamizador de T.O. creo que hay demasiadas reticencias.

Las he vivido con algunos educadores y docentes, extraordinarios profesionales pero que miran con cautela cuando intuyen que el aula/espacio pueda perder "solemnidad" y por consiguiente sus roles de poder puedan quedar en entredicho. No pretendo acusar de nada a nadie, puede que aún se estén desenpolvando de ese adoctrinamiento del sistema educativo adquirido cuando ellos fueron alumnos, y la presión con la que acuden a sus puestos en ocasiones resulta brutal. Pero como dicen por ahí: Tenemos que venir llorados de casa.

Soy consciente de que nosotros, dinamizando a través del T.O. no tenemos esa carga en la mochila, pero somos tremendamente exigentes con nuestro trabajo y respetuosos con el de ellos.

Esta "no-presión" nos permite arriesgar, nos da licencia para provocar, provocar que el grupo tome decisiones, exponga problemas, busque soluciones, que se equivoquen, que acierten... Y que vuelvan a empezar ya que en el T.O. no hay nada bien hecho ni mal hecho, sale como sale y como cada creación es única no hay con qué compararla.

Nuestro rol con el grupo se parece un poco a un DJ, pedirnos canciones y si las tenemos las ponemos, pero pedirlas. Si no tenemos el tema, traeros uno y lo pinchamos. A veces parece un remix de los 90, donde había un poco de todo y bailabas lo que te gustaba, el ritmo ya depende de cada individuo, no hay nada mal...

Quizás sea nuestra naturaleza curiosa e inquieta, pero tenemos tendencia a tirarnos en plancha a la pista cuando la propuesta es conjunta, que acertamos,bien, que no, también, ya nos hemos inventado una coreo.

Dejando el símil musical, creo en nuestros jóvenes, sé que tienen un montón de dudas y conflictos, pero también tienen respuestas y soluciones. Estas de entrada nos pueden resultar que no son mejores que las nuestras, pero son suyas y no han aparecido por arte de magia. Han vivido un proceso genial hasta llegar a ellas,son creaciones suyas, del grupo,dejemos que las gestionen.

Una de las prácticas que más buenos ratos conjuntos me han hecho vivir en estas sesiones es esta, la cual no es patente de nadie y creo está al alcance de todas.

Escuchar -->Pensar -->Sentir -->Actuar en grupo

Motivando que sean todas y cada una de las voces existentes las que alimenten el proceso, estas no tienen porqué encajar a la fuerza, pero pueden convivir en un ambiente de caos creativo que muy a menudo da fruto a otras inquietudes y motivaciones que hasta el momento subyacían pasando inadvertidas para todas.

Por ir acabando, antes iba a las aulas del palo: "A ver que me encuentro". Ahora voy de este otro: " A ver que descubro, que descubren, que descubrimos". Para mí y mis compañeras resulta apasionante y tratamos de transmitir esta pasión a través de nuestras/sus sesiones.

Sin ánimo de dar lecciones de ningún tipo, pero con ganas de provocar, de aventurarnos con nuestro jovenes a que digan la suya a través del T.O.


Notas y singulares para asaltar las aulas:

De Freire a Boal (Tania Barauna y Tomás Motos)
Juegos para actores y no actores (Augusto Boal)
Coaching a escena (Recursos teatrales para la transformación, varias autoras)

Tomás Motos, George Lafarriere, Antonio Alcántara, María Ascaso, José Luis González, La Xixa Teatre y muchas más con las que tengo o he tenido el placer de compartir espacios de creación y transformación. 

Vive le #rEDUvolution 

Comentaris