Del primer viaje organizado al hiperviaje y las formas del turismo contemporaneo

En 1841 el empresario inglés Thomas Cook realizó el primer viaje organizado del que se tiene registro: 570 personas se trasladaron abordo de un ferrocarril (almuerzo incluido por el módico precio de 1 chelín) desde Leicester hasta Lougborough en los Estados Unidos. 


Aunque el motivo del desplazamiento era asistir a una convención antialcohol, el carácter pionero de ese trayecto convirtió a la iniciativa de Cook en el nacimiento del turismo contemporáneo. La anécdota es hoy por entero conocida y no es lo único que convierte a Cook en uno de los pioneros de las formas de viaje que practicamos actualmente; los viajes todo incluido, las primeras travesías en crucero, la primera agencia de viajes o los cheques de viajero son algunas de las aportaciones de Cook a la industria del turismo. Más allá de la prolífica actividad del empresario británico, lo que más nos interesa en este caso es aquello que ese gesto desencadena, la puerta que abre a una noción absolutamente nueva del desplazamiento, pero también de las formas de concebir la organización, la gestión y el análisis de una actividad que hoy en día es uno de los pilares de la industria asociada al ocio pero también al patrimonio, el arte y la cultura: conocimiento, aventura, experiencia, industrias creativas, narrativa, periodismo, etc.

Hace más de un año comenzábamos a explorar desde este espacio una vía de investigación que se ha hecho manifiesta en nuestro trabajo: los hitos de la gestión cultural. La idea general la recogíamos de una charla que Joan Oller ofrecía en uno de los programas de máster a los que Trànsit está vinculado: si en la mayoría de las actividades profesionales existen ejemplos providenciales de su funcionamiento; hitos o mitos que han marcado el desarrollo de dicha profesión y sector, ¿existen estos ejemplos en lo que respecta a la gestión de la cultura? La respuesta afirmativa nos llevaba a esbozar una lista que hemos seguido ampliando. En un momento dado decidimos incluir a Cook en ella, como un pretexto para reflexionar sobre lo que esta actividad ha significado para el sector de la cultura, y, muy probablemente, como una puerta abierta al enorme campo fértil en cuanto a creación y proyección de iniciativas, contenidos, propuestas artísticas, opciones alternativas de turismo y demás posibilidades que el viaje ofrece hoy en día a través de sus nuevos lenguajes, herramientas y revisiones de la tradición.

Mucho de esto encontramos gustosamente en la nueva propuesta formativa que IDEC-UPF lanza para el próximo periodo, y de la que somos interesados colaboradores. Se trata del Máster en Comunicación y Narrativas de Viajes y Turismo. El primer programa de postgrado que integra todas aquellas practicas que atañen hoy al sector del turismo: redacción, vídeo, fotografía, montaje, edición, revistas, guías, páginas web, marqueting y gestión cultural. Todo ello bien apoyado en la historia y la teoría del viaje y el turismo, desde la Antigüedad hasta nuestros días, con especial atención a los escritores, pintores, cineastas, artistas, agitadores culturales, periodistas y cronistas que hicieron del desplazamiento su pasión y su obra y que, al igual que Cook, trazaron con ello nuevos caminos para contruir las nociones del hiperviaje y el turismo contemporáneos.

Vivimos en una época en que la especialización ya no es garantía de un puesto de trabajo. Se impone la transversalidad y la multitarea. Bajo la dirección de Josep Maria Palau, Miquel Rodrigo y Jordi Carrión, y con el apoyo de Altaïr como espacio cómplice, el Máster en Comunicación y Narrativas de Viajes y Turismo del IDEC-UPF quiere permitir a sus alumnos que puedan aspirar a desarrollarse profesionalmente como escritores, como directores de documentales, como comisarios independientes, como guionistas de radio, como directores de una oficina de promoción turística, como guías, como webmasters o community managers, como editores en papel o digital, como periodistas free-lance, como gestores o promotores culturales, o como todo aquello que sean capaces inventar en este panorama abierto a múltiples actividades e iniciativas, porque, como bien sostienen desde la coordinación del programa, también es posible inventarse puestos de trabajo en este ámbito múltiple y cambiante, siempre que se tengan las herramientas adecuadas para hacerlo.

Comentaris

Maria Rosero ha dit…
Los planes turísticos se han transformado en la evolución de los viajes organizados, ofreciendo un gran número de opciones y beneficios para que el viajero solo se preocupe por disfrutar de su experiencia. En el mundo de los negocios los viajes corporativos también han adquirido una gran popularidad en términos de reducción de costos y control de las políticas de la empresa. La evolución de turismo en Colombia es fascinante y con grandes implicaciones en toda la industria.