Nuevos fenómenos

Lo llamativo no es el número de manifestantes, sino la constancia del fenómeno del 15-M.

Guillem Martínez en elpaís.es


Manifestación por la justicia social y contra los recortes y bajo el lema No al golpe de Estado Financiero. Una nutrida manifestación difícil de interpretar. Últimamente resulta difícil interpretar todo. Incluso los resultados electorales en un país intervenido y sin programas electorales.
Una primera interpretación que se realiza usualmente en estas manis es la exposición de sus participantes. Mucha, menos o poco se suele relacionar con un estado de ánimo social que puede inquietar más o menos a los Gobiernos. Pero la interpretación numérica ya no pita. Se producen tantas manifestaciones, por un lado, y la crisis institucional es tan grande que, tal vez, lo llamativo no es el número de manifestantes, sino la constancia del fenómeno iniciado el 15-M del 2011, y que parece estar organizándose, espontáneamente, sin centralidad, y en diversos grupos que acabarán, o no, coordinándose.
Esos grupos discuten y exponen propuestas, comowww.planderescateciudadano.net en Andalucía. En Madrid,www.coordinadora25.wordpress.com y http://enred.cc/nos-presentamos/. Y otros como el Partido X, en la Red, 15-M de Pamplona, o núcleos del 15-M en el extranjero, que unen a ciudadanos españoles de perfil universitario, usuarios de algo que más que emigración, ya se puede calificar como exilio o éxodo. En esos grupos —son decenas—, se está preparando la agenda próxima, bajo criterios rupturistas y constituyentes. Una agenda política que puede no optar por la participación política directa. En un futuro cercano, la agenda política formal —cabe la posibilidad que gestionada por otros partidos de izquierda y de derecha, que parecen ganar distancia electoral al PSOE y al PP—, convivirá así, de alguna forma, con un movimiento estructurado en la calle. Quizás una suerte de quinto poder. Con un contacto indirecto con la política formal, a través de la observación, que han hecho ya que varios partidos —ICV-EUiA, IU y, más ambiguamente, UPyD, la futura derecha hegemónica—, ya hayan anunciado su apuesta por la ruptura y el proceso constituyente. Un indicativo de que esos contactos indirectos, que consisten en observar fenómenos —como estamani—, y tomar nota, funcionan.
Las interpretaciones de manifestaciones como la de ayer, desde el marco cultural hegemónico en las últimas tres décadas y pico, dibujan menos. Como la emitida por un miembro del staff madrileño del PP, que opinó que estas manifestaciones son golpismo antidemocrático. Una metáfora de que ya hay toda una cultura interpretativa que pinta poco.

Comentaris