25S: La democracia se abre paso

Nos llamaron golpistas. Dijeron que detrás estaban la extrema derecha, mintieron en los medios de comunicación una y otra vez, amenazaron por activa y por pasiva con que iríamos a la cárcel, trajeron 1400 policías, identificaron y denunciaron por lo penal a personas que solo estaban reunidas en un parque público hablando de la convocatoria. Intentaron meternos el miedo en el cuerpo como nunca lo habían hecho… Y el resultado es que decenas de miles de personas salimos a la calle a desobedecer el estado de excepción impuesto por el gobierno. Ahora todos los medios de comunicación del planeta hablan de lo que ha sucedido en Madrid el 25S.

Y sabemos que no es más que el principio.


 

El Gobierno de Mariano Rajoy es más débil que nunca. Afronta un triple problema de magnitudes cada vez más profundas. En primer lugar, una fuerte crisis de legitimidad con respecto a la ciudadanía, y esto no sólo entre las decenas de miles de personas movilizadas el 25S, sino también entre su propio electorado. El gobierno no tiene plan alguno más allá de insistir en la política de recortes, siempre acompañada de una dinámica represiva más intensa, al tiempo que inútil. La respuesta desmedida a las movilizaciones de ayer, la clandestina salida de sus “señorías”, las patéticas declaraciones de la mayor parte de los diputados. Digámoslo claramente, un gobierno que sólo se  sostiene sobre el monopolio de la violencia es un gobierno débil, moribundo, condenado.

En segundo lugar, una grave crisis del modelo territorial del Estado. Atrapado entre la postración a la troika (UE, BCE, FMI) que se  traduce en imposiciones políticas a los dictados financieros y en la desmembración de los pactos inter-élites que sostuvieron el reparto de poderes que se materializa en las Comunidades Autónomas, el gobierno central es poco más que un espantajo. A duras penas, puede mantener ya cierta unidad de acción con las élites territoriales, tal y como se muestra ahora con la “amenaza” de independencia por parte de CIU, capaz de movilizar (en un proyecto descaradamente neoliberal y oligárquico) a buena parte de la sociedad catalana. En este caso, la debilidad ya no es sólo la de este gobierno, sino del arreglo institucional, en su conjunto, que viene heredado de la Transición, al tiempo que nos muestra la necesidad de construir un nuevo modelo de democracia política y económica.

Por último, el gobierno se ha demostrado incapaz de enfrentarse a la Troika y defender los intereses de su propia población, en alianza con el resto de los países de la periferia. Dicho de otro modo, el gobierno no ha dejado de obedecer las órdenes de los poderes financieros, que permanentemente obligan a profundizar la crisis social. En este marco, no hay más salida posible que la recesión y el empobrecimiento. Aquí deberemos seguir atentos, pues seguramente el viernes o el sábado, a más tardar, conoceremos  las contrapartidas que exige la Troika al nuevo rescate: reducción de la prestación del desempleo, aumento de la edad de jubilación, venta de activos y bienes comunes y nuevos recortes en los derechos de los trabajadores públicos. Hoy mismo la prima de riesgo se ha disparado muy por encima de los niveles de estos días, en lo que bien puede ser un recordatorio de la Troika, mediante la suspensión del programa de compra de bonos soberanos, de que el programa de contrapartidas  impuestas por las finanzas está por encima de cualquier “concesión” a las demandas de la ciudadanía.

Lo que hemos vivido el 25S en las calles de Madrid ha sido una primera prueba de la potencia de la organización colectiva.  Nos situamos en el comienzo de un probable ciclo de movilizaciones al que, sin embargo, aún no se han unido de forma masiva ni los empleados públicos ni los pensionistas. Debemos reconocerlo, la movilización del 25S ha tenido un claro sesgo generacional: la generación que no tiene vivienda, renta, empleo, que no ha votado la Constitución y que tampoco se siente legitimada por los pactos que han dado cuerpo a este modelo de Estado. Y sin embargo, es de esperar que la serie de medidas que a buen seguro tendrá que aprobar el gobierno anime a muchos más a sitiar el Congreso. Porque el problema es político, nuestra tarea sigue consistiendo en reunir la potencia social necesaria para detener el expolio común. Porque el problema es político, tenemos que conseguir volver a materializar la misma alianza que se viviera en las jornadas de julio, donde 15M, funcionarios de todo tipo, pensionistas, trabajadores de la educación, la sanidad y una multitud que acudía allí sin más adjetivos que su nombre propio se reúna, de nuevo, para señalar al actual ordenamiento constitucional, al bipartidismo imperante y a unas instancias de representación caducas. Y para decir bien claro que la democracia es otra cosa, que en este país, y en Europa, está por inventar.

La  delegación de gobierno de Madrid puede decir que había 6.000 personas movilizadas, puede hablar de golpismo, o puede compararnos con Tejero, pero su realidad y la nuestra caminan por realidades separadas. La inteligencia puesta en red tiene su propia capacidad para autonarrarse y no necesita mecanismos que “la representen”. Se trata de un buen ejemplo de la crisis de esta forma de Estado, que cada vez se parece más a una dictadura. Por eso, debemos gritarle una vez más: no somos espectadores, no nos representan.

Comentaris

Anònim ha dit…
nunca estuve tan de acuerdo

la verdad es que no es un problema politico, es un problema de conciencia, y lo bueno es que cada dia todo está saliendo a la luz, y al abrir la conciencia a la verdadera realidad, el pueblo coge la venda y la tira al suelo. Y entonces todo cambia. Los pensamientos, las palabras y las acciones oscuras se derriten como el hielo al sol. Es la luz, amig@, quien te despierta para que veamos el bien y el mal, y asi, hacer nuestra eleccion. luz y amor
Anònim ha dit…
la verdad es que no es un problema politico, es un problema de conciencia, y lo bueno es que cada dia todo está saliendo a la luz, y al abrir la conciencia a la verdadera realidad, el pueblo coge la venda y la tira al suelo. Y entonces todo cambia. Los pensamientos, las palabras y las acciones oscuras se derriten como el hielo al sol. Es la luz, amig@, quien te despierta para que veamos el bien y el mal, y asi, hacer nuestra eleccion. luz y amor
Anònim ha dit…
un solo ente resulta insignificante....

cuarenta millones hacen mucho ruido....

temen nuestra unidad; de ahí deriva toda la represión...

NOS TIENEN MIEDO.... y ahora más que nunca debemos de estar unidos