Reforma constitucional: la banca gana... (#nonosrepresentan)

Y eso que nos decían que reformarla era prácticamente imposible. Perpetrada con nocturnidad y alevosía veraniega por los dos grandes partidos compinchados, en apenas dos semanas y sin debate previo ni consulta a la ciudadania, esta reforma afecta a la raíz de la democracia y la autonomía del Estado y supondrá la venta de parte de nuestros derechos.


Se razona que era necesaria para calmar la desconfianza de los mercados. Todo en nombre de vaticinios sobre el comportamiento de los mercados, poder supremo y misterioso al que hay que aplacar con sacrificios humanos: los recortes de gasto social afectan a salud, educación y pensiones, o sea, a la vida.
 
Pero, ¿qué implica la reforma?, ¿qué implica limitar el déficit?
 
1. EL FIN DEL ESTADO DEL BIENESTAR: Limitar el déficit limita la capacidad de financiación del Estado y con ello principalmente los gastos sociales, desde las pensiones, sanidad, educación,… hasta los transportes, cuerpo de bomberos, salario de funcionarios, etc… 
 
2. LA BANCA GANA: Los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones gozarán de prioridad absoluta, por encima de cualquier gasto social. Buena parte de la nueva deuda que emitamos se destinará a pagar la deuda ya existente, llevándonos a una espiral de deuda que jamás podremos terminar de pagar. Un gran negocio para nuestros acreedores, que principalmente son la banca francesa y alemana. 
 
Cuando un municipio, diputación, comunidad o el estado central esté en una situación difícil, por tener muchas deudas y obligaciones de pago, cada euro que entre en tesorería tendrá que ir destinado a pagar la deuda e intereses. Los créditos de la deuda pública pasarán por delante de nuestros salarios, pensiones, educación, salud, servicios sociales y obras públicas.,… Ningún tipo de gasto hasta que no haya cubierto totalmente dicho importe.
 
3. LA ABOLICIÓN DE LA CONSTITUCIÓN: Si el estado no puede pagar absolutamente nada, ni negociar, ni mantener los servicios públicos, ni el país en funcionamiento, TODOS los demás artículos de la constitución quedan en NADA.
 
Osea, que los intereses de los mercados financieros estaran por encima de todo. Por encima de nuestras pensiones. Por encima de nuestra educación. Por encima de nuestra sanidad. Por encima de todos nuestros derechos sociales.
 
No se trata de salvar la economía española sino de aprovechar la crisis para maniatar a los representantes de los ciudadanos por si tienen la tentación de representar a sus votantes en lugar de a los mercados.
 
Esta es la idea central: en nombre de los mercados (cuyo criterio está por ver) se impone una reforma constitucional a l@s ciudadan@s, sin consultarl@s y aprovechando una mayoría parlamentaria que ya no existe. Y de paso, se deslegitima una Constitución de quita y pon, que es intocable para según qué cosas y se manipula en unos días para lo que conviene a aquellos políticos coyunturalmente en el poder.
 
Si ya había una crisis de legitimidad profunda en la democracia española, fuente de la indignación que comparte una gran mayoría de la población, esta vergonzosa reforma de la Constitución dinamita cualquier credibilidad de los políticos que la votaron. Está claro, #nonosrepresentan.

Comentaris