"Vivir la utopía", el anarcosindicalismo en España

Vivir la utopía” es un documental producido por TVE y dirigido por Juan Gamero en 1997. A través de él se hace un resumen del movimiento anarcosindicalista en España desde sus primeros atisbos, finales del XIX, hasta el final de la guerra civil. Emitido en su momento a horas intempestivas, a lo largo de los años ha sido rescatado por diferentes asociaciones para su difusión.


Se trata de un acercamiento al movimiento libertario en España realizado por medio de diferentes declaraciones de los propios implicados, documentos de la época y sobre todo un afán por dar una visión del anarquismo alejado de clichés y superficialidades, introduciéndose en su pensamiento y en su modelo de sociedad.
Llevado a cabo de una manera cronológica, el inicio se remonta hasta finales del siglo XIX, donde ya se viven los primeros esbozos del pensamiento libertario, espoleado más tarde por el ímpetu de la revolución rusa y por la propia situación caótica de los trabajadores de la época. Comienzan a realizarse los primeros panfletos para expandir la didáctica revolucionaria.
Andalucía y Catalunya, como sitios donde mayor influencia tuvo el pensamiento libertario, serán los lugares en que en principio se centre el documental. Se dan voz a diferentes testimonios como los relativos a los procesos contra anarquistas andaluces supuestamente pertenecientes a un grupo terrorista denominado La Mano Negra. Será una constante a lo largo de la cinta deslindar términos como anarquismo y violencia.
Con la entrada del nuevo siglo se funda la C.N.T, varios entrevistados hablan de su paulatina implantación entre los trabajadores y el modelo de sociedad y de relaciones sociales que tratan de lograr. Se nombra a personajes claves en la difusión del anarquismo como el “El Noi del Sucre” o Ferrer Guardia y su estilo pedagógico antiautoritario y enfrentado a los dogmas religiosos.
La llegada de La República significará la formación de los ateneos libertarios, en los que se debate sobre la revolución y se construyen escuelas que como explican varios de los implicados tenían mucho más de culturales que de ideológicas. Son los momentos de mayor eclosión del anarquismo, como así lo delatan los múltiples panfletos y revistas que se editan por esa época y la formación de las juventudes libertarias.
La parte más politizada del documental, y en la que por primera vez se ponen de manifiesto diferentes opiniones sobre los hechos, es la tocante a las disensiones que surgen con el gobierno republicano y que a la larga se harán más obvias y graves a la hora de combatir en la Guerra Civil. Con profusión se explica el asentamiento, sobre todo en Barcelona aunque también en otros lugares, de la C.N.T y su forma de acometer la lucha contra las fuerzas reaccionarias, centrada no sólo en el combate sino en el intento de consecución de un nuevo modelo de sociedad.
El final de la historia es conocida, altercados en Barcelona entre comunistas, POUM y anarquistas, debido a la eterna discusión entre guerra o revolución, y la caída posterior de la ciudad en manos franquistas, explicada emotivamente por una mujer con lágrimas en los ojos que se da cuenta de la derrota cuando al llamar a la sede del sindicato anarquista le responden el teléfono al grito de “Viva España, viva Franco”.
Todo el documental está trufado y de alguna manera dirigido por los emotivos temas, siempre relacionados con las imágenes, del cantante El Cabrero. El interés de esta película, al margen de la posición ideológica de cada uno, es el acercamiento histórico a un movimiento como el anarquista, demasiadas veces explicado con banalidades y “lugares comunes”, y a la sociedad utópica que pretendían/pretenden crear.

Comentaris